altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Una meta: Cimentar hijos para la victoria

Una meta: Cimentar hijos para la victoria

1. Lectura Bíblica: Deuteronomio 6:6-8

2. Meditación familiar:

Lo que comenzó como una idea de esas que vuelan alrededor de nuestros pensamientos como una mariposa libre en un inmenso jardín al aire libre, pronto fue tomando forma y se convirtió en un juego de vídeo en cuya estructuración trabajaron padre e hijo.

Los dos soñaron, rieron, dijeron: “Eso no irá en el juego”, y hasta dejaron que las horas corrieran perezosas antes de coincidir en que era tiempo de ir a la cama. Un proyecto que los unió.

Víctor Andrés Pinzó y su hijito, Nicolás, son dos personas tan normales como las que usted encuentra en el Centro Comercial o quizá haciendo fila para comprar helado un día soleado. Comparten expectativas, esperanzas y lo más importante: Unos buenos tiempos juntos.

Como familia residen en el sur de Cali, y su idea fue de tal manera genial que rompió esquemas y logró apoyo de capital de otras regiones.

Víctor (el padre) y Nicolás Pinzón (hijo), del barrio El Caney, se embarcaron en la aventura de los videojuegos y sin proponérselo llegaron tan lejos, que el Centro de Tecnologías de Antioquia —una entidad sólida e importante en el territorio colombiano — escogió su iniciativa para apoyarla y llevarla a cabo.

Crearon un juego en el que cuatro personajes deben resolver crucigramas o juegos de palabras cruzadas, tarea en la cual puede ayudar toda una familia, procurando así integrarles.

El juego tiene varios elementos que han llamado la atención del Ministerio Colombiano de las Tecnologías de Información y Comunicación. Uno de ellos es que se construye en familia”, explica Víctor Pinzón. En el proyecto también participaron otros miembros de la familia.

Actualmente, Víctor y Nicolás trabajan con el Centro de Desarrollo del Espíritu Empresarial de la Universidad colombiana del Icesi. Nicolás, de 11 años y que esta inmerso en la concepción de este proyecto, dice que la idea es que cada miembro de la familia juegue con un personaje para ayudarse mutuamente.

La historia me pareció interesante cuando la leí en el diario matutino. Y la comparto con usted porque Víctor y Nicolás pueden ser el reflejo de un proceso de integración de padres e hijos que rompe los esquemas porque muestra que no hay barreras que nos impidan pasar tiempo, soñar y emprender iniciativas junto con nuestros chicos.

Invertir horas en ellos, tiempo de calidad, sirve además de estrechar los lazos familiares y de amistad, para transferirle principios y valores que les ayudarán a mantenerse firmes en medio de una sociedad en crisis como la nuestra. Es un reto grande pero edificante si lo asumimos, como padres.

La Biblia que es el libro de los triunfadores nos insta a aprovechar el más mínimo espacio con los hijos para hablarles de las pautas que Dios enseña para que vivamos mejor: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos.” (Deuteronomio 6:6-8)

Si formamos apropiadamente a nuestros hijos, los cimientos que les brindemos representados en pautas de vida, principios y valores que les llevarán a experimentar crecimiento en todas las áreas. Transferirles principios va de la mano con algo que les debemos: tiempo. Nuestros hijos necesitan tiempo, buen tiempo, no cualquier clase de tiempo. Tiempo significativo, como igual necesita nuestro cónyuge.

Hoy es el día para asumir ese compromiso. Es por usted, por sus hijos, por su familia.

Y hablando de vida renovada, ¿ya recibió a Jesucristo como Señor y Salvador? Hoy es el día para que lo haga porque prendidos de la mano del Señor Jesús, emprendemos el maravilloso camino al crecimiento personal y espiritual que tanto hemos anhelado. Ábrale hoy las puertas de su corazón a Cristo.

3. Oración familiar:

“Amado Dios y Padre reconocemos hoy como familia, que tal vez no pasamos buen tiempo padres e hijos. Es algo que debemos cambiar. Gracias por hablarnos a través de Tú Palabra y enseñarnos sobre la necesidad de compartir tiempo y de formar a nuestros hijos en principios y valores. Como familia sometemos este día en tus manos. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

En adelante pasaré más tiempo con mis hijos, para estrechar lazos de amistad e instruirles en principios y valores.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com