altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Un milagro de Dios para su vida

Un milagro de Dios para su vida

1.- Lectura Bíblica: Isaías 59:1; Lucas 1:37.

2.- Meditación familiar:

Un común denominador en la vida de tres mujeres de quienes compartiremos hoy, es el hecho de haber recibido un diagnóstico demoledor y contundente: no podían dar a luz.

En su momento, en casos aislados, los exámenes de laboratorio que se practicaron con ilusión, echan por tierra cualquier posibilidad de ser madres.

A Karina Castro le informó el especialista que su cuerpo no estaba apto para gestar. “Llegó una paz que me animaba a estar confiada en el poder de Dios. Descansé en Él y no me preocupe más.”, relata.

Betty Palacio es otro caso semejante. De hecho, perdió varios embarazos. Estuvo al borde de la muerte. Los especialistas le recomendaron que no insistiera más y le advirtieron que el suyo, era un caso perdido.

Por último, me referiré a Shirley Rodríguez. Los facultativos le decían que era muy difícil que sus óvulos se fecundaran. Ensayó muchos métodos, pero ninguno funcionó. Resultaron un fracaso.

El hilo conductor en estas tres historias de la vida real, en las cuales la ciencia coincidía en asegurar que la concepción era imposible, es que Dios obró milagrosamente.

Karina, Betty y Shirley dieron a luz tres preciosos bebés que crecieron sanos.

La Biblia habla de la esterilidad y de milagros obrados en esa área de las mujeres que la vivieron. Por ejemplo, leemos acerca de Sara, la esposa de Abraham. Concibieron a Isaac. De la esposa de Manoa, que llegaría a ser la madre de Sansón; también; de Ana, la esposa de Elcana. Se convirtieron en padres del profeta Samuel y, por último, de Elizabeth la esposa del sacerdote Zacarías. Fueron los padres de Juan el bautista.

Si estas cuatro mujeres hubiesen acudido a modernos consultorios, les habrían dicho que jamás podrían concebir. Pero el Señor cambió el curso de sus historias. Manifestó su poder con milagros. En todos los casos, eran estériles, pero llegaron a ser madres.

En Lucas 1:37 leemos que “… nada hay imposible para Dios.”

También leemos en Isaías 59:1:

“He aquí no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su voz para oír.”

Desconocemos qué milagro necesita en su vida personal y familiar, pero lo que sí sabemos es que el Dios de poder al que servimos, es un Dios de milagros y tiene reservado algo especial para usted.

Determínese a creer y a ver el milagro que tanto necesita. Ahora, permítame decirle algo: es esencial que reciba a Jesucristo como su Señor y Salvador.

3.- Oración familiar:

“Dios de los cielos, gracias por ser el Dios de mi familia. No puedo dejar pasar este día sin reconocer que tu mano de poder nos ha acompañado hasta este día. Por fe, convencido que para ti no hay nada imposible, someto a tus pies el milagro que necesito. Lo creo en mi corazón y lo confieso con mis labios. Amén”

4.- Una meta familiar para hoy:

En adelante, renuncio a toda sombra de duda y voy a creerle a Dios por un milagro.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio