altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Todos enfrentamos dificultades pero debemos seguir adelante

Todos enfrentamos dificultades pero debemos seguir adelante

1. Lectura Bíblica: Salmos 34:4; Hechos 19:22-25

2. Meditación familiar:

El apóstol Pablo fue un vencedor en el Reino de Dios. No obstante, por su condición de obrero comprometido, a tiempo completo, enfrentaba mucha oposición. La misma quizá que usted y yo. El hecho de ser fieles a Dios no significa que la sociedad nos aceptará.

Estando en Éfeso, Pablo ministró liberación a una joven que tenía espíritu de adivinación. La ciudad entera se alborotó y relatan las Escrituras que “…el pueblo se Levantó a una contra ellos. Y los magistrados les despojaron de sus ropas con violencia y mandaron azotarles con varas. Después de golpearles con muchos azotes, los echaron en la Cárcel y ordenaron al carcelero que los guardara con mucha seguridad. Cuando éste Recibió semejante orden, los Metió en el calabozo de Más adentro y Sujetó sus pies en el cepo. Como a la medianoche, Pablo y Silas estaban orando y cantando himnos a Dios, y los presos les escuchaban.” (Hechos 19:22-25)

¿Dificultades? Pablo las enfrentó. ¿Ataques físicos y verbales? Pablo sabía qué era vivirlos en carne propia. ¿Qué hizo? Orar.

Probablemente usted como hombre o mujer de Dios está atravesando por un prolongado desierto o quizá siente que tiene las circunstancias en contra. En momentos así, tal como lo hicieron el rey David y el apóstol Pablo, debemos fortalecernos en Dios. Y una de las maneras de hacerlo, es a través de la oración.

Cuando glorificamos a Dios en medio de las circunstancias, cuando oramos antes que quejarnos, cuando decidimos seguir adelante, el poder de nuestro amado Creador es exaltado y responde con poder, como ocurrió en el caso de los apóstoles Pablo y Silas: “Entonces, de repente sobrevino un fuerte terremoto, de manera que los cimientos de la Cárcel fueron sacudidos. Al instante, todas las puertas se abrieron, y las cadenas de todos se soltaron.” (Hechos 19:26)

La oración produjo resultados y es lo mismo que ocurrirá con usted, porque Dios no nos ha dejado solos y sin duda, jamás lo hará.

El afamado evangelista, Billy Graham, escribe:
“Las enormes olas del mar se rompían contra las olas. Brillaban los relámpagos y rugían los truenos. Soplaban los vientos, pero el pajarillo en una hendidura de la roca, dormía tranquilamente con la cabecita bajo un ala. Así es la paz. Es poder dormir en medio de las tormentas, la confusión y la desorientación. Si estamos en Cristo nos sentimos tranquilos y en paz, a pesar de las condiciones adversas de la vida. La tormenta ruge, pero nuestros corazones están en reposo. ¡Al fin hemos hallado paz!” (Joan Winmill Browm. “Día tras día con Billy Graham. Casa Bautista de Publicaciones. EE.UU. 2013. Meditación de Enero 13)
No dudo que los momentos difíciles le roben la paz, pero tampoco podemos desconocer que si nuestra esperanza está afincada en Dios, podremos salir victoriosos.

No estamos solos. Es imperativo que desarrollemos intimidad con Dios aún en medio de tremendas crisis. Es la forma más sencilla para aprender a reconocer que junto a nuestros pasos, cuando creemos que atravesamos el valle de sombra, siempre estarán los pasos de nuestro amado Padre celestial.

El rey David que aprendió a desarrollar intimidad con Dios cuando las cosas estaban mal, escribió: “Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores.” (Salmos 34:4; Cf. Salmos 42:5).

¿De qué manera buscó a Dios? En oración. Fue por ese motivo que puso escribir esa preciosa porción de un poema hebreo: “…y él me oyó, y me libró de todos mis temores.”.

Sobre este particular el autor y predicador,Reuber Archer Torrey, escribió: “El mundo tiende a distraernos con sus recompensas y sus preocupaciones. Hay solo una manera en que podemos salir triunfantes de estas cosas: por el constante vigilar en la oración, es decir, por orar incansablemente.” (Reuber Archer Torrey. “Cómo orar”. Editorial Peniel. Argentina. 2013. Pg. 21)

Es tiempo de evaluar cómo anda nuestra relación con Dios, y disponernos a buscar Su rostro en oración. No solo cuando las cosas van bien, sino cuando todo parece ir de mal en peor. No estamos solos, Dios está con nosotros, y si vamos tomados de su mano, somos invencibles. Piense en este principio de victoria para su existencia. Aplíquelo. Puedo asegurarle que su vida espiritual experimentará un giro de 180 grados.

3. Oración familiar:

“Padre celestial comprendemos que las crisis son inevitables y que tocan a la puerta de nuestra vida cuando menos las esperamos. Reconocemos que en nuestras fuerzas sólo lograremos que los problemas nos roben la paz. Hoy decidimos, a nivel familiar, entregarte todo aquello que nos preocupa y aprender a depender de ti, que eres nuestra pronta ayuda en medio de las crisis”

4. Una Meta familiar para hoy:

No permitiré que las circunstancias adversas me destruyan y tampoco a mi familia.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio