altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Sabiduría de Dios para ser buenos padres

Sabiduría de Dios para ser buenos padres

1.- Lectura Bíblica : Santiago 1:5

2.- Meditación familiar :

Desconozco cuál sea su ocupación, la profesión que ejerce o, tal vez, su especialidad. Puede tratarse de un médico, un abogado, un bombero, una sicóloga, una abogada o ama de casa. Todas las ocupaciones son válidas si nuestra labor honra y glorifica a Dios. Pero el asunto es, ¿en su preparación para lo que hace hoy le enseñaron a ser padre o madre?

Por favor, haga un alto en el camino y respóndase a esta pregunta sencilla. Porque si no le enseñaron a ser papá o mamá, estamos en graves problemas. La razón es sencilla, ya que si no sabemos criarlos, esos chicos de hoy se convertirán en las personas temerosas, angustiadas o fracasadas del mañana.

Los hijos son un valioso tesoro, hoy más que nunca somos conscientes. Nunca antes los niños han sido tan valorados socialmente y tan amados y, sin embargo, los niños en ocasiones parecen no cumplir el mínimo de nuestras expectativas.

Aun cuando tienen libertad para su desarrollo personal, estamos llamados a trazar pautas claras en cuanto a principios y valores, así como en los límites que debemos definir. Eso es fundamental.

Si hay momentos en los que ha caído en la desesperación y le ha dicho a Dios: ¿Qué debo hacer?, está avanzando en el camino correcto. Está reconociendo que no sabe cómo actuar.

La Biblia dice que si le pedimos a Él sabiduría, en este caso para guiar y edificar a nuestros hijos Él nos concederá la capacitación que requerimos:

“Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla.” (Santiago 1: 5. NTV)

Sólo con ayuda de nuestro amado Padre celestial alcanzamos el nivel necesario para, a nuestro turno, ser buenos padres o madres. Él nos puede ayudar, y sin duda, desea hacerlo. Pero debemos darle el lugar, el espacio necesario en nuestras vidas y hogar, para que obre como quiere hacerlo. Es darle el primer lugar a Dios en nuestra familia lo que marca la diferencia, presente y futura.

Cuando le decimos a Dios que realmente no sabemos qué hacer en determinadas circunstancias, le estamos entregando el timón del barco y Él si sabe cómo llevarnos a puerto seguro. Es la especialidad de Dios porque Él es sabio y misericordioso, y desea ayudarnos en todas las circunstancias de nuestra cotidianidad.

Le invitamos a rendirse hoy al Señor. Pídale a Jesucristo que tome las riendas de su existencia y lo oriente en el camino que debe seguir cada día, más cuando se trata de la formación de sus hijos. Es la mejor decisión que puede tomar. Ábrale hoy las puertas de su corazón. Y, con ese sencillo paso, inicie el maravilloso viaje hacia el crecimiento personal, espiritual y familiar que ha anhelado por año.

3.- Oración familiar:

“Dios de los cielos, en mi condición de padre o madre, reconozco que no tengo la capacidad para educar apropiadamente a mis hijos. Hoy te rindo mi vida, y la de mi familia, y te pido que me concedas la sabiduría necesaria para saber cómo forjar hijos vencedores, sólidos, con principios y valores en medio de una sociedad peligrosa como la que nos rodea. Con tu ayuda, tengo el convencimiento de que edificaremos una familia sólida. En tus manos me entrego hoy. Amén.”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Pediré a Dios, en todo momento y en toda circunstancia, que me enseñe cómo guiar y edificar a mis hijos.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio