altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

¿Problemas familiares? Acuda a Dios

¿Problemas familiares? Acuda a Dios

1. Lectura Bíblica: Salmos 146:5.

2. Meditación familiar:

¿Sabe por qué razón muchas personas buscan ayuda entre quienes los rodean cuando atraviesan por problemas familiares? Por tres razones, al menos: La primera, porque temen que no haya un poder que pueda cambiar lo inevitable; la segunda, porque consideran que su problema es tan grande, que nada ni nadie podrán ayudarlos; en tercer lugar, por considerar que el Señor está tan “ocupado” que no prestará atención a sus oraciones.

¡Cuán equivocados estamos! Nuestro Supremo Hacedor, no solo tiene el poder ilimitado para hacer cuanto quiera, sino que además está atento a nuestro clamor.

En las Escrituras también leemos que es “Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios” (Salmos 146:5).

Dios quiere atender nuestros pedidos, el “cuello de botella” o impedimento para que esto no ocurra está en nosotros, que no buscamos Su rostro en oración, en procura de ayuda y de respuestas.

Para utilizar una expresión muy común el Latinoamérica, es hora de “retar la fe”, es decir, poner en práctica nuestras convicciones. Basta creer. No es otra cosa que caminar bajo la certeza de que no caeremos.

Imagine por un instante que se desplaza por la cuerda floja, lo hace porque tiene la certeza de que llegará al otro lado. Igual con su disposición de creer: simplemente tenga la tranquilidad de que el milagro que necesita vendrá.

Dios escucha sus oraciones tanto como las nuestras. No hay una razón para creer que, si alguien confía en el Señor, será escuchado menos que otra persona. Jamás olvide lo que señalan las Escrituras: “…al que cree, todo le es posible”

Creer es tener el firme convencimiento de que, absolutamente, nada nos impedirá recibir lo que estamos pidiendo al Señor. Él responde, que no quepa la menor sombra de duda. Si el enemigo viene con ideas encaminadas a tergiversar lo que significa confiar en el Señor, declárelas sin poder en el Nombre de Jesús y permita que prevalezca la fe. ¡Dios responde porque somos Sus hijos!

No podría despedirme sin antes invitarle para que reciba a Jesús como su Señor y Salvador. Puedo asegurarle que no se arrepentirá…

3. Oración familiar:

“Amado Dios y Padre te damos gracias porque siempre estás con nosotros y jamás nos dejas solos. Hoy sometemos en tus manos este día y te agradecemos el que manifiestes tu poder en todo lo que hacemos. Reconocemos que los problemas no están por encima de tu poder y que nos vas a ayudar siempre que te necesitamos. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Traeré a mi familia entusiasmo, ganas de vivir. ¿Cómo? Alentándolos en medio de las situaciones difíciles.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio