altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com

 

Enseñar con el ejemplo deja huellas perdurables

Enseñar con el ejemplo deja huellas perdurables

1. Lectura Bíblica: Deuteronomio 6:6, 7

2. Meditación familiar:

Recuerdo el caso de un joven a quien le agredió un compañero en la universidad. Realmente una situación complicada, porque quien recibió la agresión era fornido.

El agresor, en cambio, bastante débil. No obstante, el ofendido no reaccionó a pesar de la gravedad de los golpes.

“¿Qué te llevo a guardar la calma?”, le pregunté admirado. “El ejemplo que recibí de mis padres”, me respondió. Una tremenda enseñanza.

¿Qué ejemplo damos a nuestros hijos diariamente? Es una pregunta que al terminar cada jornada deberíamos formularnos. Y lo digo porque con frecuencia, lo que transmitimos no es la mejor enseñanza.

Recuerde que impartimos principios y valores a partir de nuestras reacciones. Y como padres tenemos una enorme responsabilidad en esa área.

Los fundamentos que hoy damos a nuestros hijos, si van asociados con nuestro ejemplo, perdurarán en su memoria sin que el paso de los años los desdibuje.

Insisto en lo esencial de brindar a nuestros hijos ejemplo, en consonancia con lo que instruye la Biblia: ‘‘Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos…” (Deuteronomio 6:6, 7)

Si asumimos el compromiso de formar hijos con sólidos principios y valores, no solamente les estaremos asegurando un mañana de victoria junto con sus familias, sino también, hombres y mujeres que contribuyan a la transformación de la sociedad en la que se desenvuelven. Esa es la esencia del cristianismo: generar cambio.

No deje pasar esta oportunidad sin tomar la mejor decisión de su existencia Recibir a Jesucristo como Señor y Salvador.

Si Él mora en su corazón, imprimirá una nueva dinámica en su existencia y le ayudará en el proceso de crecimiento personal y espiritual.

3. Oración familiar:

“Padre amado, Dios, gracias por este nuevo día que nos regalas. Hoy comprendemos la enorme responsabilidad que nos asiste como padres, en lo referente a brindar ejemplo a nuestros hijos. Perdónanos la negligencia cuando no hemos tomado conciencia que fallamos, y permítenos aplicar correctivos. Sabemos que con tu ayuda podemos experimentar cambio y crecer hacia ese nivel en el que seamos padres ejemplares. En tus manos quedamos, Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Pediré a Dios que me conceda la sabiduría necesaria para enseñar a mi familia a partir del ejemplo


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio