altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Dios es fiel y responde a nuestras oraciones

Dios es fiel y responde a nuestras oraciones

1. Lectura Bíblica: Lucas 11:9, 10

2. Meditación familiar:

¿Por qué Ramiro seguía orando, aún en la universidad, cuando cursaba los últimos semestres de antropología? ¿Cuál era el motivo para clamar al Señor que le acompañara en los exámenes, que trajera tranquilidad a su alma y le permitiera superar metas? La respuesta, si miramos su historia familia, es sencilla: aprendió a orar en el hogar.

Entendió desde muy pequeño, que clamar a Dios es eficaz, que los resultados no se dejan esperar.

Lamentablemente, hemos dejado de orar en casa, reunidos como familia. Si algo caracterizó a los creyentes del primer siglo— y nos debe caracterizar hoy— es la convicción de que Dios responde a nuestras oraciones (Cf. Hebreos 11:1).

No se desanimaron a pesar de la férrea oposición que enfrentaban, cuando además de la persecución en su contra, llevaron a la cárcel al apóstol Pedro. Todos se reunieron a orar. Sabían que habían creído en un Dios de poder. Depositaron toda su confianza en el Señor cuando todo parecía oscuro, cuando el panorama lucía ensombrecido.

Si pedimos, recibimos. Es algo maravilloso que nos enseñó nuestro amado Salvador Jesucristo: “Así que les digo, sigan pidiendo y recibirán lo que piden; sigan buscando y encontrarán; sigan llamando, y la puerta se les abrirá. Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta.” (Lucas 11:9, 10. NTV)

Le invito para que considere cuidadosamente lo que enseña este pasaje. Pedir, creer, y esperar. Hay un Dios que nos ama y como Padre que procura lo mejor para nosotros, responde con poder a nuestras oraciones.

Si hemos creído en Dios, sabemos que Él responderá. Y además, que debemos perseverar, como enseñó nuestro amado Señor Jesús: “Cierto día, Jesús les contó una historia a sus discípulos para mostrarles que siempre debían orar y nunca darse por vencidos.” (Lucas 18:1. NTV)

Un poco más adelante en el tiempo, el apóstol Pablo instruyó para que “Nunca dejen de orar.” (1 Tesalonicenses 5:17. NTV)

Si ha renunciado a la oración hoy es el día para que retome esa búsqueda incesante de Dios, perseverando. ¡Dios responderá con poder! En esa perseverancia debe poner todo su ser.

La circunstancia que reunía a los primeros creyentes era la necesidad de que Pedro recobrara la libertad como lo describe Hechos 12. Clamaron porque sabían que en el poder sobrenatural de Dios sí era posible. Lo hicieron con perseverancia, desestimando cualquier voz de desaliento.

El problema que tenemos es que, generalmente, no sabemos qué o cómo pedir. El apóstol Pablo recomendó que dependamos del mismo Espíritu Santo para aprender de qué manera orar: “Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.” (Romanos 8:26. NTV)

Estoy convencido que muchas veces no somos específicos al orar o que hay detrás de cada oración un interés personal antes que honrar y glorificar a Dios cuando se produzca el milagro. En el caso de los creyentes del primer siglo, fue el Señor quien se glorificó cuando se produjo el milagro.

Si aún no ha recibido a Jesucristo como señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga porque prendidos de la mano del Señor Jesús emprendemos el maravilloso camino hacia el crecimiento personal y espiritual que tanto hemos anhelado.

3. Oración familiar:

“Dios de los cielos, al abrir nuestros ojos cada nuevo día, no podemos menos que estar agradecidos porque nos proteges, nos concedes el don de la vida y nos permites permanecer unidos como familia. Reconocemos que en nuestras fuerzas no es fácil resolver los problemas, pero sí cuando depositamos toda nuestra confianza en ti. Sometemos la jornada de hoy en tus manos y te damos gracias porque en toda circunstancia, nos aseguras la victoria. Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Enseñaré a mis hijos sobre la importancia de orar a Dios cada día.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com