altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Descubra 7 consecuencias negativas de una actitud sermoneadora

Descubra 7 consecuencias negativas de una actitud sermoneadora

1.- Lecturas Bíblicas : Proverbios 21:9; 27: 15, 16;

2.- Meditación familiar :

Si tiene interés en aburrir a la familia, siga asumiendo una actitud cantaletosa o sermoneadora en casa. Hay quienes creen que es un camino eficaz para ganar autoridad e influir en el cónyuge y los hijos para que hagan las cosas bien. La realidad, sin embargo, es otra. Desencadena reacciones contrarias y, generalmente, levanta barreras en las relaciones interpersonales.

Está comprobado que reñir con el esposo y los hijos, no ayuda y, por el contrario, desencadena resistencia y hasta rebeldía.

¿Desea saber qué produce una actitud sermoneadora? Le enumeramos algunas consecuencias:
  1. Desinterés por parte del marido
  2. Rebeldía en los hijos
  3. Se rompe la comunicación
  4. Se levantan barreras para el diálogo y no se facilita llegar a acuerdos
  5. Las actitudes del esposo y los hijos se radicalizan
  6. La esposa termina experimentando desgaste en la relación
  7. Lo mejor que puede hacer es un alto en el camino. Reflexione. Quizá asumió la actitud equivocada.
Es probable incluso que, como anotaba el autor sagrado: “Gotera continua en día de lluvia y mujer rencillosa, son semejantes; el que trata de contenerla refrena al viento, y recoge aceite con su mano derecha.” (Proverbios 27: 15, 16)

Lo mejor es revisar en dónde y cómo se está fallando, y corregir con ayuda de Dios.

Gritar, gesticular, decir cosas— en muchos casos ofensivas — , no resuelven nada. Generalmente agrava las cosas.

El terapeuta norteamericano, Howard J. Markman, al respecto advierte que no es una buena idea acudir a los reproches ante la familia:
“La cantaleta es el peor enemigo del amor. Generalmente cuando las parejas se declaran infelices en un período de aproximadamente cinco años, el nivel de cantaleta por parte de uno de los cónyuges pero en la mayoría de los casos las mujeres, ha aumentado ostensiblemente. Ese hecho produce una disminución en el nivel de comunicación.” (Citado en la Revista Nueva. Andiarios. 20/05/16. Colombia. Pg. 8)
Compartir el espacio con una madre o esposa que recurre a los sermones antes que al diálogo, levanta barreras en la relación familiar. La sermoneadera, cantaleta o cantinela resquebraja la relación conyugal y de paso, torna enrarecido el ambiente para con los hijos.

Frases como:

“No dejes encendido el televisor si no estás en la sala”

“Quiero que me escuches, que está hablando es tu madre”

“No dejes ropa sucia en la habitación; tráela ahora mismo al cuarto de lavado”

“Tómate al menos el trabajo de lavar la losa y los cubiertos con los que comiste”

“Te he dicho mil veces que no dejes la ropa interior en el baño”

…y otras más frases, no contribuyen a cambiar la actitud del cónyuge y de los hijos. En algunos casos, y como respuesta, lo hacen por molestia o como reacción contraria. El efecto, entonces, es contraproducente.

No en vano escribió el rey Salomón: “Mejor es vivir en un rincón del terrado que en una casa con mujer rencillosa.” (Proverbios 25:24)

Así que, si cayó en cuenta del error, es tiempo de aplicar correctivos. Es lo mejor que puede ocurrir para generar cambios en sus actitudes.

Cuando reconocemos que alguna estrategia como la cantaleta no funciona, es tiempo de cambiar. En circunstancias así validamos el diálogo como camino al entendimiento. Evalúe su tono de voz, procure que sea calmado.

Diga las cosas con claridad y si se trata de reglas al interior del hogar, explíquelas y haga notar que esos principios ayudan a todos.

Si ha ofendido a su cónyuge e hijos a lo largo de los años con la cantaleta, pídales perdón. Anúncieles que está en disposición de cambiar.

Y lo más importante: Pídale a Dios sabiduría para actuar con su familia. Él, nuestro amado Padre, nos ayuda a identificar en qué estamos fallando y los correctivos que se deben aplicar. Recuerde que todo está orientado al mejorestar en familia y a tornar agradable el ambiente en casa.

Si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, es tiempo de que lo haga hoy. Es un camino a la transformación y a la maravillosa experiencia de cambio y crecimiento en su vida persona, espiritual y familiar. Ábrale hoy el corazón a Jesucristo.

3.- Oración familiar:

"Amado Dios y Padre de los cielos, gracias por la oportunidad que nos regalas en este nuevo día, de estar unidos como familia. Reconocemos que hay actitudes que no edifican, y por el contrario, levantan barreras en el diálogo. Te pedimos amado Señor que nos orientes a resolver los conflictos cuando surjan en casa. Sometemos este día en tus manos. Amén"

4.- Una Meta familiar para hoy :

Decido desde hoy asumir una actitud de cambio con mi cónyuge y mis hijos. En adelante privilegiaré el diálogo y dejaré de lado la sermoneadera cuando quiera generar cambios entre los miembros de la familia.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio