altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com

 

Contagie a su familia con la felicidad

Contagie a su familia con la felicidad

1. Lectura Bíblica: Efesios 5:16; Filipenses 4:4

2. Meditación familiar:

Todo se contagia. El mal humor, el pesimismo, el desaliento, la desesperanza ante el mañana. Todo. Igual la alegría, el entusiasmo, la fe, la confianza en un nuevo amanecer. Piense por un instante en el hombre que llega a casa cansado, tras un día de trabajo intenso. Presiones del jefe, intolerancia de sus compañeros, muchos autos en la avenida. Una jornada complicada, sin duda.

Llega a casa y frunce el ceño. A duras penas saluda. Arroja el maletín en un asiento y sin dirigir la palabra a nadie, enciende el televisor para ver los deportes. Puedo asegurarle que en pocos minutos su esposa, sus hijos y hasta el perro estarán de mal humor.

Ahora, invierta la trama de la película. Imagine al mismo  hombre que llega exhausto, pero apenas va a cruzar el umbral de la puerta, esboza una sonrisa. ¡Decide dejar los problemas en el trabajo y opta por vivir momentos agradables con su familia!

La esposa está cansada. A duras penas responde el beso de saludo. El esposo no se incomoda por el asunto. La abraza, y saluda con entusiasmo a sus hijos. Luego, con esa determinación de vivir al máximo pero con su familia, decide ver la televisión.

¿Cambia el panorama? Por supuesto que sí. Todo será distinto. Contagiará una buena actitud, la paz interior que le lleva a no permitir que factores externos le roben la tranquilidad.

El autor Sebastián Chamfort (Siglo XVIII) escribió: “El día más desperdiciado es aquél en que no hemos reído siquiera una vez”. Decisión. Basta optar por la felicidad y contagiar a nuestra familia de esa disposición a aprovechar cada instante que Dios nos regala.

El apóstol Pablo, quien da ejemplo de la forma como se superan crisis, escribió a los creyentes de Éfeso y también a nosotros: “Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos.” (Efesios 5:16. NTV)

La vida es para vivirla, no para llenarla de amargura a cada paso. El minuto que vivimos hoy, jamás volverá. Así es que, al terminar el día, es importante que hagamos un balance y podamos concluir que aprovechamos adecuadamente cada segundo, viviendo plenamente y compartiendo esa disposición con nuestro cónyuge y los hijos.

Fue el propio apóstol Pablo quien estando sumido en la soledad de una fría mazmorra, escribió: “Estén siempre llenos de alegría en el Señor. Lo repito, ¡alégrense!” (Filipenses 4:4. NTV)

No depende de los demás. Es decisión nuestra: ser felices, disfrutando la paz interior que proviene de Dios, o dejarnos arrastrar por las circunstancias y permitir que factores externos nos lleven a la desesperanza. Es su decisión, nadie más la tomará por usted.

Permita que Dios gobierne su vida, sus pensamientos, sus acciones. Es un paso decisivo hacia la felicidad. El segundo, abrirle las puertas de nuestro corazón al Señor Jesús. Puedo asegurarle que jamás se arrepentirá. No se deje contagiar por los demás, contágielos usted a ellos pero de alegría, fe, esperanza.

3. Oración familiar:

“Amado Dios y Padre, al leer hoy tu Palabra, comprendemos que sí es posible alcanzar la paz interior, y no solo disfrutarla sino contagiarla a nuestra familia. Perdóname las veces que he robado la tranquilidad a mi cónyuge y a mis hijos, por traer a casa, problemas del trabajo. Con tu divina ayuda, desde hoy traeré paz a mi familia y podré disfrutar junto a ellos, cada instante que me regalas. Quedo en tus manos. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Procuraré contagiar a mi familia de felicidad y no dejará que factores externos me roben la paz.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio