altar-familiar.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

altar-familiar.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Deje atrás el temor

Deje atrás el temor

1.- Lectura Bíblica: Jeremías 17:9; 1 Juan 4:18

2.- Meditación familiar:

Lucía teme que su matrimonio termine en fracaso como el de sus padres. Roberto la ama y desearía estar con ella hasta la eternidad, pero su temor es que ella deje de quererlo. Es el drama que vivieron sus progenitores. La madre dejó a su esposo aduciendo que no lo amaba, cuando Roberto estaba en la adolescencia. Lo marcó para siempre. Nicol y Michael, los hijos de Roberto y Lucía, temen que sus padres se divorcien porque es el común denominador de muchos de sus amigos en la secundaria.

Los temores nos asaltan con más frecuencia de lo que siquiera podemos pensar. El autor, David Jeremiah, lo expresa de la siguiente manera:
"Para muchas personas las preocupaciones, la ansiedad, el miedo y cualquier manifestación de temor son constantes: Miedo a la muerte, miedo a las enfermedades, miedo al fracaso, miedo al rechazo y la lista es interminable. El hecho es que cada persona le teme a algo. Nadie es inmune al temor. El miedo asedia al débil y al poderoso, al joven y al viejo, al rico y al pobre, y muy a menudo estos miedos nos imposibilitan, nos impiden vivir la vida que Dios nos ha llamado a vivir. Algunos temores tales como escuchar un ruido inesperado en la noche o encontrarnos con una carretera insegura, nos asaltan solo temporalmente, y desaparecen tan pronto como llegan. No obstante, otros temores tales como contraer enfermedades terminales, ser abandonados por la persona que amamos o morir, pueden acompañarnos toda la vida; se establece en nuestra mente y menoscaban nuestro sentido de seguridad y finalmente, usurpan nuestra vida y la tornan infeliz.” (David Jeremiah. “¿A qué le tienes miedo?”. Editorial Peniel. 2014. EE.UU.)
Es evidente que muchas circunstancias amenazan con robarnos la paz. El primer espacio donde experimentamos esta situación es en el hogar. Y los temores son los mayores causantes de fracasos que afectan a nuestro cónyuge y a nuestros hijos.

Un joven empresario se lamentaba porque su esposa le infundió miedo en torno a una inversión que iba a realizar en un negocio de apartamentos. “Hoy apenas sobrevivimos, pero todo hubiese sido distinto si nos metemos a ese proyecto", me dijo con amargura.

Es evidente que el corazón nos juega malas pasadas y a través del temor levanta enormes barreras. El profeta lo expresó magistralmente: "El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es?” (Jeremías 17:9. NTV)

Es cierto, hay circunstancias que nos llenan de temor, comenzando por nuestra relación familiar, pero no debería ser así porque el Dios en el que hemos creído, es un Dios de poder que cambia las circunstancias y hace posible lo imposible. De hecho el apóstol Juan dice que Dios nos ayuda a superar el temor: "En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios. “ (1 Juan 4:18. NTV)

Hoy es el día de renunirnos como familia y orar a Dios para que nos ayude a derribar todas las barreras que nos impiden salir adelante, emprender nuevos proyectos, dar pasos de fe que nos traerán beneficio a todos. ¡Dios desea ayudarnos en ese proceso! No estamos solos. Dios va delante de nosotros como poderoso gigante.

Y a propósito de Dios, si no lo ha recibido en su corazón como su único y suficiente Salvador hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. Ábrale hoy las puertas de su corazón...

3.- Oración familiar:

"Amado Dios, reconocemos que los temores nos impiden avanzar. Esos temores no han permitido que todos en casa desarrollemos nuestro mayor potencial, ni como padres ni como hijos. Ayúdanos a superar esa situación, que los temores queden atrás, que podamos mirar el futuro con confianza sabiendo que tú tienes el control de todo. Sometemos nuestra relación familiar en tus manos. Amén"

4.- Una Meta familiar para hoy:

Con ayuda de nuestro amado Dios y Padre celestial renunciaré a los temores que me impiden llegar a nuevos niveles en mi vida personal y familiar.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com